HOME    opinión: Ley 11723 de Propiedad Intelectual de la republica argentina: una ley para el atraso.

Artículo 1°. — A los efectos de la presente Ley, las obras científicas, literarias y

artísticas comprenden los escritos de toda naturaleza y extensión, entre ellos los

programas de computación fuente y objeto; las compilaciones de datos o de otros

materiales; las obras dramáticas, composiciones musicales, dramático-musicales; las

cinematográficas, coreográficas y pantomímicas; las obras de dibujo, pintura,

escultura, arquitectura; modelos y obras de arte o ciencia aplicadas al comercio o a la

industria; los impresos, planos y mapas; los plásticos, fotografías, grabados y

fonogramas, en fin, toda producción científica, literaria, artística o didáctica sea cual

fuere el procedimiento de reproducción.

La protección del derecho de autor abarcará la expresión de ideas, procedimientos,

métodos de operación y conceptos matemáticos pero no esas ideas, procedimientos,

métodos y conceptos en sí.

(Artículo sustituido por art. 1° de la Ley N° 25.036 B.O. 11/11/1998)

Opinión: El último párrafo de la Ley expresa claramente que la protección de derecho de autor es para la expresión y no para el contenido. La Ley protege cómo se dice algo, pero no lo que se dice. Protege el texto, la secuencia de palabras en una obra literaria, o la forma de expresión de una metodología, o la escritura del software o la expresión de la explicación de un sistema; pero no la historia de la obra literaria, ni las ideas de una metodología, ni las consecuencias de un software con sus algoritmos, o las ideas que construyen un sistema informático. Los productos novedosos son una concatenación o secuencia de ideas, que muchas veces pueden expresarse de varias maneras diferentes. Ej: una misma novela puede escribirse utilizando otras palabras, otras oraciones, sin cambiar la historia, sin cambiar el contenido de la misma. La metodología de un proceso económico también puede explicarse de diversas formas, sin cambiar las ideas fundamentales; un sistema informático puede explicarse de diversas maneras, con distintas palabras y con distintos lenguajes informáticos, sin cambiar las funciones y resultados prácticos. Por esto es que no tiene mayor sentido proteger "la expresión de ideas, procedimientos, métodos de operación y conceptos matemáticos, si no se protegen las ideas, procedimientos, métodos y conceptos que ellos expresan." Yo no hablo de proteger ideas sueltas, o conceptos sueltos, eso es imposible. Pero sí proteger la suma o concatenación de ideas, que algunas veces ni siquiera son novedosas, pero en la combinación, dan un producto novedoso. ¿Qué son las invenciones, sino la combinación de ideas, que a veces son conocidas? Si deseamos que nuestro país se desarrolle, científica y tecnológicamente, debemos proteger las invenciones informáticas, por la combinación de ideas que dan un producto novedoso y no proteger la literatura de la explicación, como si fuera un manual de software a proteger su copyright. Esto no tiene sentido, no sirve para nada. No estamos escribiendo libros de sistemas, estamos haciendo sistemas que revolucionan la vida de la gente. Si no se protege a los inventores, éstos se van del país o dejan de trabajar. En los Estados Unidos tienen métodos de patentamiento para los sistemas informáticos, por eso son un país  desarrollado. Ellos alientan el desarrollo. Aquí, sólo frustran a los inventores con leyes retrógradas, hechas para países sin talento. No creo que a nuestro país le convenga esta ley. Es preciso darse cuenta que ni siquiera los escritores pueden proteger sus obras, porque es muy fácil hacer un plagio escribiendo el mismo libro con otras palabras, empleando oraciones diferentes. Como demostración de esto que digo, léase el cuento que publico: "La Taberna del Averno" , luego léase el cuento de Alejandro Dolina: "Bar del Infierno". Con la actual ley, él no podría acusarme de plagio!!.

mandar opiniones a:

Mikel Alberdi  tap@fibertel.com.ar